lunes, 7 de septiembre de 2009

Paseo por mis sueños....


La mujer disfrazada de niña se perdía dulcemente en su vida, la vida que aquel con sólo casi estar, había invadido, adueñado y robado. Aquel que había llegado a adueñarse de sus fantasías, sus propias fantasías y algún que otro sueño…
Su presencia le había hipnotizado, turbaba sus pensamientos y dirigía todos sus sentidos como único destino: él…
La esencia que desprendía, su más puro aroma de placer y pasión desmedido, mezclado con un toque embriagador de lujuria y le hacía enloquecer aunque no estuviesen en la misma habitación, ni en el mismo lugar…
Tan solo su recuerdo la embriagaba y embargaba haciéndola sumirse en sueños e historias que sólo tenían lugar en su cabeza.
Su comportamiento idealista, pasota, y encantadoramente canalla, le bastaba para adorarle…
Porque él, aunque nunca fue suyo, quizás en algún momento fue parte de ella…
Él….había sido y era, sólo un deseo, una esperanza, un anhelo de algo que no tuvo jamás…al menos como ella quería…hasta tal punto que cuando lo tenía dudaba de si era ficción o realidad…
Dudaba de si era real o un sueño de sueños que quería se convirtieran en realidad…
Pero lo que de verdad formaban parte de ella misma, eran los sentimientos que la llenaban y mecían en un sin fin de fantasiosas realidades guiando cada uno de sus pasos a lo que ella había convertido, casi, casi en una imposible realidad de quereres y poderes.
A veces, el saber que ambos compartían un mismo lugar en el mundo le bastaba para continuar con aquello sin llegar a cuestionarse si era realmente felicidad o su propio sueño de felicidad.


Dedicado a las enamoradas esperanzadas de unos sueños que se sueñan esperando que sean realidades.
Dedicado a las divinas y fabulosas que sienten pase lo que pase y pese a quien pese.
Dedicado a las maravillosas criaturas para las cuales la palabra miedo es, tan solo un recuerdo, de un estado momentáneo, que les lleva a saber sentir.
Y, por último, dedicado a esos seres inciertos que hacen que nuestra vida valga la pena, los “peter panes” de esta nuestra querida vida, que buscan una campanilla para volar y una wendy para estar; sin ellos la vida sería aún, más insoportable y no tan fascinante…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...