martes, 22 de marzo de 2011

Lugares...EL MAR...




Cierras los ojos te dejas llevar por tus sueños, por sueños de realidad, por estar en un sueño y hacerlo real...
Cuatro, tres, dos, uno...cierras los ojos...

De repente no distingues si sueñas o es real, y estás ahí...
En calma, miras el horizonte y el azul es un color inmenso, predominante que se entremezcla hasta el infinito en su más amplia gama de azules intensos y suaves.

En la lejanía se entremezcla el azul del cielo radiante, luminoso, azulado inmenso con la tierra, en este caso una tierra azulada con un mar, la mar ese mar un océano que te embarga, te arrastra con su calma, con su color que te embriaga hasta el alma y te transporta a un estado, magnífico de calma y sosiego.
Todo el silencio te embarga y apenas ese silencio se rompe con las olas que sucumben y rompen en la orilla sin zozobra y el sonido de gaviotas lo acompañan y son tu banda sonora del momento, esas gaviotas te acompañan, esas que revolotean ansiosas por beberse la calma de ese mar azul inmenso.
Sientes, respiras profundamente la calma, la tranquilidad, y el sosiego y llega hasta tus pulmones y hasta tu alma...
Sientes y mientras sientes estás respirando el olor a mar, a esperanza, a satisfacción y a ese mar, a ese maravilloso mar, a esa espléndida mar que te llena, te plena y te arrastra en su inmensidades y en sus adentros.
Y cierras los ojos y los abres y te embelesas de esa mar que te transporta, te alienta y te alimenta te surca los sentidos y te envenena.
Te dejas, te entregas a sentirlo y a poner todos y cada uno de tus únicos sentidos al servicio de una sensación única e irrepetible el soñar sueños delante de un mar...tu mar inmenso y repleto y sucumbes a su embrujo a su encanto y te reconforta y eres capaz de re-inventarte.

Es entonces cuando te dejas acariciar por la arena húmeda en la orilla del embrujo de ese mar y lo recorres dejando que las olas te rocen y te mojen y cuando caminas observas tus huellas plasmadas en el largo placer de caminar.
Miras al mar, lo notas tranquilo, te gusta tranquilo con sus aguas profundas, de un azul intenso, suave y ligeramente encrespado.
En él se reflejan el sol y el cielo en una mezcla de azules inmensos con rayos dorados y anaranjados...va atardeciendo...
Y el mar besa la arena y ella se deja...caminas sola, segura y es como si flotaras en cada paso con cada andar y piensas en deseos y miras a lo lejos y buscas encuentros...y hablas al mar y le relatas tus secretos y sientes como te asiente, te acompaña y te envuelve con su alo de magia y misterio...te proyecta al futuro, te colma de esperanza y transforma el mundo de azul, de colores brillantes y el sol por fin se acuesta y el mar sigue cauteloso en silencio en la mar oscura y desdibujas siluetas y te dibujas relajada, pausada y serena...con tu mar que te acompaña, con tu mar que te protege, con tu mar inmenso que te retiene...






¡Los suspiros son aire y van al aire!
Las lágrimas son agua y van al mar!
Dime, mujer, cuando el amor se olvida
¿sabes tú adónde va?......................Bécquer...





votar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...