miércoles, 2 de mayo de 2012

Recuerdos...





LA VIDA ES UN IR Y VENIR Y EL CAMINO LO MARCAMOS NOSOTROS, así sea...pues.....CAMINEMOS!!!!....

Desayunando enfrente del lugar donde estuvieron juntos por primera vez...

Un corazón latía y palpitaba a mil por hora,

Miles de sentimientos se apoderan de ese corazón,

Sensaciones variadas entraban y salían de ese cuerpo, alma y mente...

Definitivamente, no existía sino es con un recuerdo, y una negación constante a que sucediera y fuese de otra manera...

Y no era, y no tenía sentido ni razón de ser si la vida pasase pero tan sólo a través de un tú, ti y contigo...

Y cada segundo tenía más claro y percibía que: no era sino era contigo, y, aún así...apenas sobrevivía sino era alimentando su alma de melancolías pasajeras y recuerdos de antaño...

La vida pone miles de obstáculos para no verse,

La vida se empeña en dificultar un camino para no sentirse,

La distancia es un lastre para no acariciarse,

El no estar cara a cara es un escollo para no mirarse a los ojos y el freno irreparable para que no se tengan frente a frente, unos ojos azules cristalinos transparentes y sinceros, encantadores y cautivadores...

El destino une y separa a su antojo y sus designios sirven y valen para querer en el día a día, con más intensidad...

El cariño aumenta con el paso de los días, el amor crece por momentos, ese “te quiero”  infinito es más inmenso, grandioso y gigantesco...

Con el paso del primer momento y el futuro inmediato e irremediable devenir del tiempo, la melancolía se hace perenne y pese a ser momentánea ahí está, presente en los diversos instantes que parecen, perpetuos.

Emociona el pensar en todo esto, emociona el volver atrás y rememorarlo todo desde la primera vez, esa maravillosa e irrepetible primera vez...

La distancia es sólo un mero trámite para poder juntarse, estar lejos en espacios pero muy cercanos en palabras, obras y pensamientos.

Y él no arrepentimiento, sino de lo que no se hace, es un sentimiento y un valor en alza para saber, desear y querer con esmero que pase lo que pase, cada vez  resta menos para hacer de cada sueño, una realidad y no en silencio.

Y gusta el poder beberse la vida sorbo a sorbo,

El vivir lenta y pausadamente siempre siendo feliz plenamente,

No tener ausencias, ni melancolías,

No tener carencias, no sentir, ni sentimentalizar presencias,

Querer desear e ir viviendo la vida pasar en cada instante,

Desear querer vivir, viviendo momento a momento eternamente con un pedacito de tu particular cielo...

Y el mundo y la vida se empeñan en hacer que tengas que existir echando de menos a alguien, y ese echar de menos debe de ser como tú quieras que sea, el cómo lo decides tú y tú debes de elegir una sonrisa, siempre con una sonrisa, la mejor de las y tus sonrisas...

Y así, querer y desear unir para siempre ese tú contigo, y si echando de menos es la forma y manera, que sea pero, en una eternidad constante, perpetua y verdadera...

La melancolía es el inicio y el incremento resplandeciente de un mutuo amor verdadero que  dos seres se profesan de por vida, debiendo de ser inmenso en infinito...

Inmenso en infinito, así como inmortal en espacio y tiempo, sin importar presencias, esencias o ausencias, tan sólo el prevalecer de momentos intensos, verdaderos, irrepetibles y el ser feliz ahora y siempre sin ningún lamento...

Y como la pasión es un licor que engancha y se debe de consumir y saborearlo lentamente...

A veces es certero que esa pasión nos llega de manera impetuosa; y así nos dejamos llevar por los caminos de lascivia y del embrujo cayendo en esa tentación tan sublime, divina y enigmática...pero es bueno dejar salir ese amor que lo incrementa y lo hace impetuoso y perpetuo... y así perdurará todo esto entre dos seres y entre dos almas; pues se enamoran una y otra vez uno del otro, sin recelos, sin arrepentimientos ni frenos...amándose siempre a través de espacios y de tiempos, sin medidas, ni tientos, ni lamentos...






votar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...