viernes, 22 de abril de 2011

REMINISCENCIAS...





Cuerpo de mujer,
mirada perdida.

Encanto embelesado,
ardiente poesía.

Dudas emancipadas,
dudas disueltas,
corazón desbocado,
de un palpitante latir,
de un día tras día.

Eterna sonrisa,
rubor en las mejillas,
brillo eclipsante,
aura divina.

Caminar sereno,
camino certero,
paradas meditadas,
caminar andante,
adelantar sin pausas pero sin prisas,
de un caminar seguro y ligero.

Pícara risa,
sonrisa cautivadora,
caminar coqueto,
personalidad inquieta,
inquietante destello,
mirada penetrante,
ojos verdes con brillo formando destellos,
ojos verdes para no olvidar,
ojos verdes que no quieren olvidarse, ni olvidados se podrán,
ojos que sesean y quieren en un mirar de ojos de sutil esmero,
en un mirar y un cruzar de ojos bellos y eternos.

Tacto turbador,
caricias que transportan al cielo,
miradas cómplices de un deseo,
ojos que penetran, penetrantes,
ojos nunca indiferentes y austeros.

Deseos y placeres incandescentes,
amores y quereres incansables no satisfechos,
pasiones que se hacen eco en dos cuerpos,
Fuga de dos almas que se unen, se funden en una sola con inconfundible linealidad de volver a ser una en ningún espacio ni tiempo.

Cuando no hacen falta palabras,
cuando las palabras se tornan etéreas,
cuando cualquier definición está vacía, es sobrante e insana.

Cuando dos miradas se cruzan,
cuando esos ojos se juntan en uno,
cuando dos almas cautivas,
se mezclan en cada encuentro;
encuentros ni fugaces, ni eventuales, ni causales sino únicos y eternos.

Cuando las palabras se forman con besos, caricias, abrazos y en un millón de cómplices miradas que se funden en el unir de dos almas que ni distancias, ni separaciones lograrán nunca jamás alejar este amor y querer en el pasear de los tiempos.







...”Nostalgias
de escuchar su risa loca
y sentir junto a mi boca,
como un fuego, su respiración”...




votar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...