lunes, 9 de enero de 2012

LA NOCHE, MI NOCHE...






La noche embarga mi alma, la colman de aromas, de viejos recuerdos que embriagan mi mente perturbando mis sentidos que se hallan incandescentes por mis profundos suspiros.

Abro un libro y en mis silencio la noche dispersa mi pensar y mi memoria comienza a rememorar; resucita tiempos, momentos ya vividos deteniéndome y volviendo a sentir como se amaron dos cuerpos fundidos en un mismo sentido y estuvieron entregados a mil pasiones sin final, latiendo al unísono al ritmo de un cantar de odas de un amor infinito en tiempos en al arte de amar.

Una canción resuena en mi oído y se entremezcla con el remembrar y a mis sentidos vuelven todos y cada uno de mis jadeos vividos que, te echan de menos con nostalgia y melancolía y que resuenan con fuerza al ritmo de mi canción desesperada sin olvidos.

La oscuridad en la noche me alimenta y hace que mi piel se erice y vibre con el resurgir aún caliente de tu tacto y el tenue barniz de aquel último tango que bailamos entrelazados en un mar de danza y mil pasiones cuyo fin era, querernos de maneras incontables y vivir el amor eterno que emanaba nuestro sentir en destellos de auras brillantes y luminosas.

Y en esta oscuridad que me embriaga, sueño y pienso una y mil veces que podías deslizarte por mi casa, entrar en mi cama y colarte en mi cuerpo, que está enredado entre las sábanas y así ,mi pasión se verá elevada al infinito y el culminar de mi noche será perfecto pues mi placer será culminado y con tronio y me entregaría a ti sin pensar, sin dudas y sin miedos y mi noche no tendría oscuridad ni acabaría al alba sería una noche, mi noche con el alma entregada y sin olvidos.

Una vez casi despierta y a la vez ensimismada por recuerdos del pasado, de antaño y de mis reminiscencias que día a día me obnubilan; pienso, medito y creo que...

No quiero otros besos, sólo los tuyos que me encanta el tacto de tus brazos al rodearme, que quiero esa sonrisa eterna cuando me miras en todo instante, que adoro el matiz de tu mirada cuando me observas atento y ensimismado, que me gusta verte sonreír cara a cara, que me gusta hablar contigo horas y horas sin dejarlo, que me gusta estar contigo porque se me olvida todo, incluso el mundo que estaría mirándote en silencio frente a frente toda la vida sin dudarlo, y que ninguna distancia ni física ni por mis pensamientos me hacen dudar ni por un sólo segundo de mi tiempo, que eres tú a quien adoro y que eres tu, solamente tu a quien quiero.










Este mi poema de regreso, después de...tiempo, se lo dedico a alguien muy especial para mi...a mi querido Esveritate, mi “Amigo” y mi compi de blog; por todo lo que eres y porque te mereces todos cada uno de mis relatos.

Gracias a todos los que me leéis y deambuláis por aquí...pero esto es para...MI Esveritate....
votar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...