domingo, 21 de abril de 2013

LA VIDA ES UN VIVIR CONSTANTE...








La vida te da y a veces la vida te quita; y por eso hay que aprovecharla viviendo los momentos que toque, pues lo más importante es la propia existencia, la propia vida.
Son importantes, todos y cada uno de los momentos que la vida te regala, y por esa razón debes aceptarlos como vienen, disfrutando de ellos y sucumbiendo a cada instante con plena premeditación y alevosía.
La serenidad para aceptar y no cambiar esas vivencias y convertirlas en el mejor de los regalos; tener valor para poder hacer y no intentar nada y poseer la sapiencia suficiente para decantarte por una u otra opción que la vida te ofrece, esa es la clave de la felicidad, de tu felicidad, la cual está en el fondo y en lo más hondo de ti misma.
Sin embargo, hay situaciones, que se nos escapan de las manos, momentos que no podemos predecir ni evitar, y eso nos produce una cierta incertidumbre, que al fin y al cabo es inevitable y no queda otra que aceptarlas.
Estos hechos y acontecimientos son ineludibles, pero en cambio si está a nuestro alcance ese “savoir faire” de los franceses y adoptar la postura de dejar hacer y suceder los acontecimientos, al fin y al cabo, sucederán de todas maneras.
Y así, que todo pase y suceda como debe de pasar; lo que tenga que ser, será... a su tiempo y en su momento; sólo hay que confiar y esperar con paciencia, pues...todo llega, todo pasa, todo se transforma, todo evoluciona y todo cambia.
Ante todas esas situaciones existe algo que nos detiene, eso es el miedo, que es y se convierte es un obstáculo que te frena y te paraliza haciendo que nos olvidemos y dejemos pasar lo más bello, lo mejor, vivir el presente, el día a día e intentar no pensar demasiado en todo lo que nos rodea, sólo lo justo y necesario.
Todos, absolutamente todos, queremos ese mundo ideal sin sufrimiento y sin dolor, estar en un continuo estado de felicidad, pero claro, no se puede tener un arco iris sin un poco de lluvia.
La vida es un don muy preciado y después de ella, el resto viene rodado o sin rodar, pero viene...ya lo creo...mientras tanto, toca sonreír y no amargarse por nada y mucho menos por nadie; así, esa es la actitud.
Recordemos, que somos los únicos culpables de nuestra felicidad y nadie escoge por nosotros lo que es bueno o malo sino, nosotros mismos...y en cada elección debemos de poner un toque de locura, pues, las locuras de hoy pueden ser los mejores recuerdos de, tal vez, un mañana...así pues, vivamos...pues después de todo, vivir, es lo que importa.
Y la vida es un vivir constante y en esa vida existen seres inciertos que llegan y se instalan y se quedan...vaya, si se quedan...pues mi reflexión de hoy va para ellos.
A todos los que se quedan y nos negamos a que desaparezcan pues, sin ellos la vida no merece la pena...
Esos seres que se adhieren a nuestra confianza después de un instante, pasado un tiempo, esa gente especial, los que son parte de ti...
Esos seres increíbles que te hacen confiar, plenamente; que te hacen muy feliz y no es porque sean parte de tu vida, sino de ti mismo; son y serán “álguienes” muy especiales y nunca se olvidan y aunque un día se marchen y no estén siempre perdurarán en ti, contigo; y te emocionarás al pensar esto y al decirlo y te encantará que esto te suceda pues, quizás ellos te hayan enseñado a hacerlo, a sentir y a ser sensible además de un millón de cosas más...y te emocionas y lloras porque también se debe llorar de alegría y por ser feliz, y sonríes todos los días y la sonrisa llena tu rostro y entonces si.....VIVES!!!!!!


Estrella Arroba Paredes © Todos los derechos reservados
            






votar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...