martes, 30 de julio de 2013

HÉROES...




Cuando las cosas se ponen difíciles, cuando suceden hechos inesperados, cuando el devenir diario no nos convence, y la más absurda de las realidades y porqué no también, la más cruel nos aplasta y los sucesos acontecidos, se nos escapan de nuestras manos. Nos vienen a nuestra memoria y a nuestra mente esas “supuestas” convicciones que aletargamos y postergamos tan frecuentemente y con tanta superficialidad volviéndose, casi de andar por casa y de la más absoluta cotidianidad, vamos más...fluidas.

Es en esos instantes cuando, se nos llena el pensamiento de contradicciones, de preguntas sin respuestas y de cuestiones sin resolver que no sólo no comprendemos, sino que te da hasta pánico el sólo hecho de intentar entenderlas y menos aún pensarlas.

Entonces aparecen esas ideas, esas creencias, esas consignas y esas máximas que te impulsan como si de una fuerza sobrenatural se tratase, y dejas de obviarlas con prisa y sin pausa.

Y así, dejas al menos unos tiempos de centrarte en banalidades superfluas que nos colman de demasiadas, innumerables e ingratas prioridades que son las protagonistas de la vida, nuestra vida, que no nos queda otra que vivir y dejamos de sobrevivirla.

Hay cosas que no se pueden cambiar, es imposible hacerlo...
Hay momentos que no pueden desaparecer...
No podemos retroceder en el tiempo...
No tenemos la capacidad de deshacer entuertos...
No poseemos el privilegio de volver a vivir ni tan siquiera revivir, un solo retazo de nuestro pensamiento...

Simplemente como seres, se supone que, racionales, eso sí con miles de irracionalidades, debemos de seguir, incluso hacia adelante aunque nos cueste la propia vida y sea un camino cuesta arriba, demasiado cuesta arriba.

Seguir, ese es el ideal del camino, no perder esa maldita costumbre de tirar del carro, de continuar incluso, para dar rodeos o no llegar a ningún...sitio concreto.

Recorrer una vida, una vida sin descuidar ese maravilloso y más nuestro, preciado tiempo y apartar de un plumazo pensamientos fatuos, deprimentes, negativos e intentar estar preparados, que nunca lo estamos, para el simple y llano día a día; tan sólo para eso, nuestro día a día.

Sin miramientos, sin podredumbres, sin toxicidades...tan sólo dejar hacer y dejar vivir.

La vida es demasiado “jodida” como para complicarla, a veces hasta para comprenderla...ya se encarga ella sola, de darnos sorpresas; a veces, más de lo que, procede... y más de lo que debería con sorpresas ingratas y de mal gusto...

Es cuando aparecen esas “Personas” inolvidables, que son almas que en nuestro corazón se albergan, viven irrepetible e indescriptiblemente ubicados en lugares privilegiados de nuestro cuerpo, corazón y mente y nosotros sólo tenemos que permitir que estén, que existan, que te amen, dejar que te quieran, disfrutar con que te turben, que te mimen, que te idolatren...”savoir faire”...

En estos tiempos que corren, con sucesos estremecedores acontecidos, sin explicación aparente alguna, sólo hechos sin ser ni querer ser; debemos entregarnos al amparo de nuestros particulares...”HÉROES”, de carne y hueso, de nacencia y procedencia...uno mismo y no tener miedo, no huir de anhelos...y escapar de melancolías y dejarse gozar y que te gocen, ser el aliento y el alimento insaciable de y en ellos... y esos seres maravillosos que te saben querer, que sus miradas son y han sido la única en mirar de “esa manera” vivamos con su presencia y no sólo con la esencia sino así tal cual...a nuestra manera, la mejor de las maneras.


A los héroes anónimos y con nombre y apellidos...
A quienes te rescatan, te salvan, te auxilian y te amparan...
A quienes viven por ti...
A quienes viven en ti eternamente y no permiten que llores ni te aflijas sino que te dan aliento antes del sufrimiento...
A mis héroes, a mi héroe particular y especial que me vigila desde su lugar privilegiado...
A ese gran héroe que me hace reír a carcajadas y temblar con su aliento embravecido...
A quien me despierta por las mañanas cuando duermo y me produce la mejor de mis sonrisas...
A quien no permite que decaiga, que caiga o que me tropiece...
A ese héroe, por ser ...HÉROE...



                                                Estrella Arroba Paredes© Todos los derechos reservados






Wikio
votar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...