lunes, 23 de diciembre de 2013

EL VERDADERO ESPÍRITU DE LA NAVIDAD



Las navidades me ponen melancólica; todos los años me prometo a mi misma y hago un gran propósito: disfrutar de estas fiestas, disfrutar del momento, disfrutar de las personas que tengo y quiero y con las que estoy, aquí y ahora; pero mi gran ausencia, aún me impide hacerlo al cien por cien, supongo que es algo más que tiempo y sobre todo el tener que mentalizarme.
Perder a mi padre ha emborrado las navidades, una época del año que me encantaban, me gustaban y disfrutaba como una enana de ese espíritu navideño, de la alegría, de compartir. Ese espíritu navideño, que desde niña me inculcaron pero de el de verdad; no el de las grandes superficies y el del consumismo excesivo.

Pero bueno, ésta, mi gran ausencia, no puede derrotarme, ni agacharme y no puede hacerme perder mi sonrisa y mi positivismo. Debo de vivir mi día a día, sin prisas pero sin pausas y con toda la gente que me gusta, la gente que quiero, la gente buena...mi gente!!!... y hacer que ese diario, mi diario en esas fechas tan entrañables, vuelvan a ser lo de antaño, excelentes y extraordinarias.

Cierto es que este año que está acabando no ha sido nada malo y tengo los suficientes motivos para sonreír como todos los días...con sus altos y sus bajos, pero no ha estado nada, pero que nada mal.
Aunque dicen que, lo bueno siempre está por llegar; pero cuando te sientes bien contigo misma y tienes una estabilidad emocional más o menos conseguida, sin olvidar el necesario toque de locura; no debes de quejarte y hacer lamentaciones banales y es obligatorio seguir hacia adelante, sonreír y vivir el día a día como nunca, como si no hubiese un mañana.

Por eso mi resumen del año y mi felicitación navideña, no van a ser pesimistas, sino optimistas al máximo; ya he recordado a mi papi, ahora, también recuerdo a mis abuelos y aún me vienen a la mente, como si fuera hoy mismo, esas navidades de entonces cuando estaban todos y nos reuníamos... momento nostálgico, pero bueno estarán en mi memoria, forman parte de mi yo más íntimo y tienen, por supuesto, un lugar privilegiado en mi corazón y siempre prevalecerán en mi memoria, han sido y son demasiado importantes para olvidarles.

Este espíritu navideño del que hablaba antes, el verdadero espíritu de Navidad del que no hablan en los medios de comunicación, ni se respira en la calle, no es el del consumismo desmesurado, ni el de ser todos amigos del momento, esas exaltaciones de amistad momentánea, ni desear lo mejor hasta que te encuentres en MI camino y te ponga la zancadilla...El espíritu de la Navidad está en cada uno de nosotros y es innato... o lo tienes o lo no tienes; o lo recibes del Niño Jesús y lo aceptas con todas sus consecuencias o no; o te dejas llevar por la corriente de las modas superfluas.
Porque el gran protagonista de la Navidad es ni más ni menos que ese, el Niño Jesús, pues esta no es una fiesta pagana, ni laica...es una fiesta RELIGIOSA y tradicional con todo lo que ello implica; Jesús vino al mundo para revelarse con más claridad y llenarnos de buenas nuevas, esas que debemos de transmitir nosotros entre nosotros, pero sin interés y en estos tiempos que corren estamos tan necesitados de todo eso, que yo invito a todo el mundo a eso a transmitir el mensaje de la buena nueva y celebrar la Navidad con...EL VERDADERO ESPÍRITU DE LA NAVIDAD...

   

                                                                       Estrella Arroba Paredes © Todos los derechos reservados 





Wikio
votar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...